Turismo de Gran Canaria está presente, con Antonio Morales, presidente del Cabildo, y el consejero de Turismo, Carlos Álamo, en la feria ITB de Berlín, cita de referencia del mercado alemán, cliente principal del sector grancanario y que arranca este martes 7 de diciembre tras tres años de ausencia física por la pandemia. La delegación insular acude a la misma con una treintena de reuniones en su agenda, con un aumento en el número de plazas y conectividad para el verano, la renovación del destino y el objetivo de consolidar la recuperación del sector con una cifra anual entre los 800.000 y los 900.000 clientes germanos. Además, Gran Canaria promocionará su oferta sostenible, al ser una de las principales prioridades del cliente postcovid.

El destino turístico de Gran Canaria, que ultima la recuperación de su sector tras el parón por la pandemia internacional, recibió entre enero y diciembre del pasado ejercicio a 720.959 clientes alemanes. La referencia anterior al Covid fue de 874.742 turistas y se produjo como consecuencia de la distintas crisis e incertidumbre derivadas de la invasión de Rusia a Ucrania y el llamamiento a la contención al gasto realizado en marzo por el Gobierno alemán al temer que las reservas de gas y petróleo se redujeran peligrosamente durante el invierno. Esto, finalmente, no ha ocurrido al no bajar en ningún momento del 90% y no afectar a una caída del PIB, que se mantiene en torno al 5% en Alemania. Estos indicadores están teniendo un efecto positivo en las reservas de viajes turísticos a Gran Canaria, por lo que el objetivo establecido por los representantes del Cabildo consiste en igualar o superar los registros de la serie anterior al Covid y que se encuentran entre los 800.000 y 900.000 clientes.

La clave pasa, según apuntaron estos, porque la economía alemana supere los temores de la crisis energética y financiera surgidos durante la temporada de invierno. Por lo tanto, “los últimos meses están siendo bastante buenos, con el 90% de las plazas alojativas ocupadas en diciembre y enero, por lo que vamos a Berlín con la intención de animar el ritmo de las reservas, que comenzaron a remontar en el último tramo del 2022 y se ha consolidado en los primeros meses de 2023”, expuso Álamo, antes de señalar que: “si continúa la dinámica y tendencia actual lo más normal es que alcancemos los 900.000 al final del año”. Este señaló que la pérdida de clientes se produjo en los primeros meses del 2022 y que desde abril “la diferencia es solo del 3%, por lo que la tendencia es buena”.

Carlos Álamo aseguró que la isla acude a la feria, con “optimismo” por el ritmo de las reservas, por las nuevas rutas mayor planteadas con aumento del 1,86% de conectividad respecto al verano del 2019, gracias, entre otras cosas, a la apertura de líneas en tres ciudades -Bremen, Dresden y Kassel (SundAir)- que son novedades del último ejercicio. En total, existen vuelos directos desde 19 ciudades de Alemania, siendo los aeropuertos de Dusseldorf y Frankfurt Internacional los que más pasajeros alemanes trasladan al año a Gran Canaria, con 152.000 y 130.000 pasajeros al año. Las empresas que más clientes hacen llegar al destino insular son TUI (187,897) Condor (186.959) y Lufthansa (128.764 pasajeros). Las dos primeras cuentan con el 25% del mercado.

“Tenemos un destino que presenta muchos alicientes para captar nuevos clientes, con un proceso de rehabilitación y mejora de la infraestructura turística que ha sido muy potente, tanto desde la parcela privada como de la pública. Aunque aún quedan puntos clave por recuperar, creo que tenemos hoy un destino de mayor calidad, con una oferta más variada y mejorado a partir de la mejora y puesta en valor del producto local y con mayor presencia de clientes en nuestra cumbre, medianías y municipios”, explicó el consejero antes de priorizar la necesidad de tener un año, “a diferencia de los últimos”, sin grandes sorpresas ni contratiempos.

Turismo de Gran Canaria apuesta por poner en valor los atributos y ventajas del destino desde el punto de vista de la sostenibilidad, por medio de una oferta basada en el paisaje, la naturaleza o el turismo activo y el desarrollo de proyectos en común con el empresariado, como el de Biospehere Sostenible. Entre las prioridades en la estrategia de Gran Canaria, destaca también una mayor presencia de clientes jóvenes, denominados ‘milenials’ y ‘centenials’, junto al perfil de pareja sin hijos, respecto al 2019. Estos clientes otorgan una enorme relevancia a los criterios de sostenibilidad y el impacto de su estancia en la huella medioambiental a la hora de decidir destino. Por lo tanto, lo importante es llegar a ellos con la información correcta sobre nuestro destino, porque vemos como lo que más cuesta es llegar con este mensaje al cliente y que conozca lo mucho y bueno que se hace en estos términos”, valoró el consejero. Entre los productos turísticos, crece de manera notable toda propuesta vinculada con el Turismo Activo, con gran interés por la red de senderos de Gran Canaria y que es especialmente valorado por el alemán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *